Terra Remota es una finca indivisa de 54 ha, enclavada en los contrafuertes de la Sierra de La Albera. Es un territorio de ámbito granítico, el albero, el cual es muy interesante para la viticultura, pues el suelo no es fértil y facilita además un buen drenaje. El granito es una piedra clara y por tanto bastante fría lo que garantiza una acidez y un ph equilibrado.

En 2003 y 2004 se plantaron 23 hectáreas, habiéndose hecho previamente un gran trabajo de subsolado del terreno, se respetaron áreas boscosas que realzan la flora local (olivos, encinas, pinos, lavanda, tomillo, etc.) y la fauna para mantener el equilibrio del medio ambiente. El viñedo se compone de 12 parcelas, plantadas con clones de bajo rendimiento para cada variedad. La filosofía ha sido mantener una parte de la producción con las variedades típicas de la zona. 6 ha de Garnacha tinta y 1,5 ha de blanca y también variedades de larga tradición en Francia, y de probada aclimatación en esta denominación, como 6 ha. de Syrah, 6 ha. de Cabernet Sauvignon y 1 ha. de Chardonnay. En fase de experimentación también se plantó una hectárea de tempranillo y una parcela de 0,8 ha de Chenin Blanco.

 

El 2017 se plantaron 3 hectáreas adicionales: 1 ha de garnacha blanca, 1 ha de chenin y, como novedad, 1 ha de xarel·lo.

El marco de plantación es de 2,25m (entre carriles) y 0,90m entre cepas, lo que nos da una densidad media de 4600-4800 cepas/ha., significa una alta densidad si se tiene en cuenta que la media del Ampurdán es de 3600 cepas/ha. El control de la producción se efectúa mediante la poda, a fin de obtener un rendimiento de un kilo por cepa.

Los veranos suelen ser secos, lo que caracteriza la zona (pluviometría de unos 600 mm/año). Por este motivo la propiedad está equipada con una balsa de retención de agua de lluvia, que se recoge de los techos de la bodega. A pesar de la escasez de precipitaciones, el agua disponible es suficiente para el riego ocasional, sobre todo durante las etapas más importantes del sistema vegetativo.

El proceso de la viticultura y la vinificación se realiza en el contexto de la etiqueta ecológica, obtenida en septiembre de 2012.

Se efectúa la vendimia manualmente, recogiendo las uvas en cajas de 10kg. Se seleccionan parcelas y variedades, e incluso a menudo se diferencian uvas de la misma variedad y parcela, pudiendo así vinificarlas por separado.